Violencia en la pareja



Violencia en la relación intima de pareja



Violencia en la relación intima de pareja

La atención de los problemas de pareja ha tenido cambios en los últimos meses producto de la cuarentena. Los niveles de violencia se han incrementado y no solo por la agresión física, si no por los comportamientos y micro comportamientos que generan violencia en la relación de pareja.
La violencia puede ser de diversos tipos: violencia física, psicológica, económica, patrimonial, sexual, y ejercida desde una estructura de poder como asociada al control del otro. Los mecanismos son diversos.

El acoso entra el marco de la violencia psicológica y la cual no solo se limita a realizarlo de manera presencial, sino también desde el espacio virtual en las diversas redes sociales. Como, por ejemplo: llamar con insistencia, algunos consultantes refieren con temor y otros con asombro un número de llamadas que fluctúa entre las 10 y 30 llamadas.  Al respecto cabe comentar que si lo que desea es continuar con la relación, se está realizando todo lo pertinente para perder la relación y no es amor, es patología. Lo que se genera en el otro es miedo, asombro, sentimiento de ser perseguido, entre otros. 

El otro puede contestar la llamada, pero psicológicamente se encuentra agotado/a por la insistencia.
El ser sarcástico es otra forma de generar un clima de violencia en la relación, en el vinculo de pareja puede ser tolerada una broma sarcástica propia de un humor negro, que mayormente no es tomado a bien en las diversas parejas entrevistadas. Pero una comunicación caracterizada por el sarcasmo no va ayudar a reconstruir una relación al contrario la debilita, por su doble mensaje contradictorio. Quienes se encuentran participando de una relación con comunicación del tipo mencionado mencionan su desagrado y se convierte en uno de los motivos de separación.

Encontramos también los micro-violencias, comportamientos que se convierten en hostiles en un contexto de pareja que van a desarticulando la relación. Las micro-violencias son comportamientos frecuentes e intencionados y no ocasionales por algún motivo circunstancial, sin embargo, cuando el clima es violento, quien padece violencia puede tender a generalizar.

Comportamientos como el dejar sin comida al otro, presentar comportamientos de seducción y evitar tener un vínculo sexual, ser ambivalente en la comunicación, jugar a ser psicólogo e interpretar al otro con frecuencia, descontextualizar el discurso del otro, buscar motivos para discutir, entre otros.
La terapia de pareja se orienta a mejorar la relación de pareja cuando existe una relación. No se puede realizar terapia de pareja cuando ya no existe relación, se puede realizar terapia orientada a mejorar la relación de padres cuando existen hijos.

Muchas pareja postergan la visita al consultorio de terapia de pareja ante el pedido de uno de los miembros, minimizan el pedido y argumentan que ellos solos lo pueden arreglar, ya en este caso se presenta el pedido de ayuda de uno de los miembros. En muchos casos deciden asistir a terapia cuando el otro miembro ya “abandono” la relación y el contexto presentan mucha roce y desgaste y queda muy poco de la relación.

¿CUàndo asistir a terapia de pareja?
Cuando existen problemas de difícil manejo para la relación. Donde los conflictos son frecuentes.

¿Qué no se debe de hacer?
Evite tratar los problemas de pareja con la familia de un miembro o de ambos. O el ir a “acusar” al otro con su entorno, lo único que se hace es indisponer y generar más de un problema adicional, el tener el problema original y el que otros intervengan. Las resultantes de esta maniobra en los consultantes entrevistados refieren que se encuentran muy molestos, otros no lo perdonan y en otros casos un alto nivel de resentimiento por la acción.

Psicólogo Alvaro Silva Távara
Atención previa cita en el distrito de Los Olivos
Teléfono: 980-980-808