Recomendaciones para procesar el duelo ante la ausencia física del otro


duelo en pandemia
Duelo inconcluso

Estamos atravesando un proceso de dolor, y que se va a intensificar en estos días que se vienen. Lo cual ha sido manifestado por las autoridades del ministerio de salud, ya que este artículo está siendo publicado en el inicio de la etapa pico del coronavirus.

Tradicionalmente estamos preparados a atravesar la etapa de dolor, al respecto no se nos prepara a experimentar el dolor por la pérdida, sin embargo por las experiencias cercanas hemos aprendido con dificultades o no a conllevar el duelo ante la pérdida de un ser querido. En este sentido el proceso de elaboración del duelo tradicional con el cuerpo presente es lo que mayormente hemos evidenciado.

La pandemia nos trae un nuevo escenario que nos recomienda la OMS y su protocolo para la prevención del coronavirus, la cual consiste en cremar el cuerpo de nuestros seres queridos. Si bien es funcional, no es fácil. Mayormente realizamos un proceso de duelo en la cual acompañamos a quien falleció en un conjunto de rituales, de despedida y para finalizar en el entierro en el camposanto. Lo cual trae cierto nivel de paz, de descarga, de desahogo, de compartir un vínculo, de acompañar a quien se despide. La presente pandemia nos quita aquello por seguridad, lo racional que la propuesta se complejiza ante nuestras emociones de afecto por el ausente.

Ingresamos a un proceso de elaboración del duelo sin el cuerpo presente, cuando posteriormente nos brindarán sólo las cenizas y sin un acto fúnebre y de acercamiento a nuestras creencias por quien ha partido.

Los duelos inconclusos, van a traer consigo un proceso de mucho trabajo de elaboración y de expresión de emociones reprimidas, como el sentimiento de culpa, la tristeza, la rabia y el enojo hacia el otro y consigo mismo.

Al respecto, Robert Neimeyer nos señalas las situaciones en las que es importante el considerar pedir ayuda profesional:

Intensos sentimientos de culpa, provocados por cosas diferentes a las que hizo o dejó de hacer en el momento de la muerte de su ser querido.

  • Pensamientos de suicidio que van más allá del deseo pasivo de “estar muerto” o de poder reunirse con su ser querido.
  • Desesperación extrema; la sensación de que por mucho que lo intente nunca va a poder recuperar una vida que valga la pena viva.  
  • Inquietud o depresión prolongadas, la sensación de estar “atrapado” o “ralentizado” mantenida a lo largo de períodos de varios meses de duración.
  • Síntomas físicos, como la sensación de tener un cuchillo, clavado en el pecho o una pérdida sustancial de peso, que pueden representar una amenaza para su bienestar físico.
  • Ira incontrolada, que hace que sus amigos y seres queridos se distancien o que le lleva “a planear venganza” de su pérdida.
  • Dificultades continuadas de funcionamiento que se ponen de manifiesto en su incapacidad para conservar su trabajo o realizar las tareas domésticas necesarias para la vida cotidiana.
  • Abuso de sustancias, confiando demasiado en las drogas o el alcohol para desterrar el dolor de la pérdida.


El procesar un duelo inconcluso, ante la ausencia del otro e va a implicar la necesidad de realizar los duelos simbólicos, proceso que ayudará a ir entendiendo y aceptar lo experimentado ante la partida del ser amado.

Robert Neimeyer nos plantea algunas alternativas a considerar para procesar el duelo:
Diez pasos para Adaptarse a la Pérdida

1. Tomarse en serio las pequeñas pérdidas. Dedicando tiempo a mostrar que nos preocupamos por un amigo que se muda lejos de nosotros o a vivir la tristeza que sentimos cuando dejamos una casa que se ha quedado grande o pequeña para nuestras necesidades, nos damos a nosotros mismos la oportunidad para “ensayar” nuestra adaptación a las pérdidas importantes de nuestras vidas. De un modo parecido, podemos utilizar la muerte de un simple pececillo de colores como una “oportunidad para aprender”, instruyendo a los niños sobre el significado de la muerte y su lugar en la vida, preparándoles para futuras pérdidas.

2. Tomarse tiempo para sentir. Aunque las pérdidas más importantes plantean toda una serie de exigencias prácticas que hacen que sea difícil “enfrascarnos” en nuestras reflexiones privadas, debemos encontrar algunos momentos de tranquilidad para estar solos y sin distracciones. Escribir en privado sobre nuestras experiencias y reflexiones en momentos de cambio puede ser una forma de mejorar nuestra sensación de alivio y comprensión.

3. Encontrar formas sanas de descargar el estrés. Prácticamente por definición, cualquier tipo de transición es estresante. Debemos buscar formas constructivas de dominar este estrés, ya sea a través de la actividad, el ejercicio, el entrenamiento en relajación o la oración.

4. Dar sentido a la pérdida. En lugar de intentar quitarnos de la cabeza cualquier pensamiento sobre la pérdida, es mejor que nos permitamos obsesionarnos con ella. Intentando desterrar las imágenes dolorosas sólo conseguimos darles más poder. A medida que vamos elaborando una historia coherente de nuestra experiencia, vamos logrando una mayor perspectiva.

5. Confiar en alguién. Las cargas compartidas son menos pesadas. Debemos encontrar personas, que pueden ser familiares, amigos, religiosos o terapeutas, a las que podamos explicarles lo que estamos pasando sin que nos interrumpan con su propio “orden del día”. Lo mejor es aceptar con elegancia los gestos de apoyo y lo oídos dispuestos a escuchar, sabiendo que llegará un momento en que tendremos que devolver el favor.

6. Dejar a un lado la necesidad de controlar a los demás. Las otras personas afectadas por la pérdida tienen su propia manera de elaborarla y siguen su propio ritmo. No debemos obligarlas a adaptarse al camino que nosotros seguimos para elaborar nuestro dolor.

7. Ritualizar la pérdida de un modo que tenga sentido para nosotros. Si el funeral que se ha celebrado por el fallecimiento de nuestro ser querido no nos ha satisfecho, podemos preparar un acto que satisfaga nuestras necesidades. Hay maneras creativas de honrar las pérdidas no tradicionales que encajan con nosotros y con las transiciones que atravesamos.

8. No resistir al cambio. Las pérdidas de personas y roles que ocupan un papel central en nuestras vidas nos transforman para siempre. Lo mejor es abrazar estos cambios, buscando las oportunidades que presentan para el crecimiento, independientemente de lo agridulces que puedan resultar, esforzarnos por crecer con la experiencia de la pérdida, al mismo tiempo que reconocemos los aspectos en los que nos ha empobrecido.

9. Cosechar el fruto de la pérdida. La pérdida hace que revisemos nuestras prioridades vitales y podemos buscar oportunidades para aplicar lo que nos enseña a proyectos y relaciones futuras. Debemos dejar que nuestras reflexiones constructivistas encuentren una forma de expresión en acciones adecuadas, quizás ayudando a otras personas que lo necesiten.

10. Centrarse en las propias convicciones religiosas. Podemos utilizar la pérdida como una oportunidad para revisar y renovar las creencias religiosas y filosóficas que ya dábamos por supuestas, buscando una espiritualidad más profunda y templada.


Es importante recordar que el proceso de duelo es necesario elaborarlo, porque marca un antes y un después en nuestras vidas. Principalmente cuando el otro es significativo. Un proceso de duelo va a tomar un tiempo para elaborarse, el cual tiene que respetarse. No es un voltear una página, es tomarse el tiempo para leer la página y reescribirla.

Psicólogo Alvaro Silva T.