CORONAVIRUS, CONFLICTOS Y SOLUCIONES PARA LA  PAREJA  - COVID-19



A nivel mundial nos encontramos atravesando un proceso de aislamiento social, forzado y necesario con el fin disminuir los efectos de la pandemia del Coronavirus.

Muchas parejas se han visto obligadas a convivir, en un espacio reducido como lo son los departamentos, los problemas de pareja se están postergando, las parejas que tenían problemas incrementan los niveles de tensión, y algunas postergan problemas mayores como la de una separación bajo el lema: “el llevar la fiesta en paz”, dado que tampoco que una separación para varias parejas no es viable,  sin embargo la convivencia  forzada puede tomar  un alto costo. Sin embargo, esta crisis puede ser la posibilidad que muchas parejas buscaban, para un re-encuentro y mejorar una relación. En base al dialogo y construcción de una mejor relación.

Sin embargo, existen parejas que la relación es irreconciliable por diversos motivos en la que pareja se diluyo, en algunos casos una separación es una mejor opción antes que el sufrimiento de sus miembros y terceros.

El convivir en un proceso de crisis puede conllevar a que la relación se deteriore, si tenemos en cuenta que la relación presentaba dificultades, la propia cuarentena genera de por si problemas en la salud mental en la población. El proceso de confinamiento trae problemas no solo a los sectores socioeconómicos vulnerables, sino también a la clase media como alta,  desde los problemas de índole económica, donde se tiene que cambiar el estilo de vida como de hábitos de consumo, la perdida del trabajos para los emprendedores y el estrés que genera el observar que en una semana se avecina una crisis de otra índole. La depresión, ansiedad, y fobias son algunos de los problemas que pueden incrementarse.

Al salir ha realizar las compras cotidianas es imposible no dejar de observar como diversos negocios de emprendedores cerraron, algunos con inversiones que difícilmente se recuperaran, donde se involucra el alquiler de locales, facturas pendientes, planillas, materia prima, gastos de servicios, etc. Se avecina una segunda crisis y que también la señalan los diarios.

La crisis que actualmente vivimos, se amplifica con sectores de la población que incumplen las reglas, agravando sin darse cuenta la cadena de empleabilidad del peruano que vive el día a día, si no hay emprendedores, no hay empleos. La disciplina de la población es fundamental, en donde todos tenemos que aportar ante un contexto que es difícil en diversos ámbitos.

Depresión ante el observar que lo que se construyo se diluye, ansiedad ante lo que no se puede recuperar y fobias ante el temor del contagio que se hará presente en diversos miembros, más aun cuando no contamos con una vacuna y el saber que el Coronavirus persistirá en niveles optimistamente bajos, pero con la presencia del mismo, la salud mental queda vulnerada donde la sensación de seguridad del entorno social se fracturo.

La convivencia de pareja se ha visto alterada, con algunos de los elementos mencionados que tienen una alta probabilidad de funcionar con déficit.

Los efectos del Coronavirus han generado crisis en diversos niveles, económicos, sociales, culturales, médicos, de vinculación, entre otros.
El temor social se hace presente. Los rumores son parte del problema actual y en algunos espacios sociales la dificultad para seguir reglas. Que no es solo patrimonio del Perú.  
Si bien una crisis puede ser vista como una oportunidad, aquello sucede cuando la crisis ha concluido, no antes.

¿Qué hacer ante la pandemia en el espacio de la salud mental?


Si bien un pareja que tiene problemas y le toco convivir, es importante, en esta coyuntura re-considerar el sumar en la relación,  en otros casos explorar los recursos como relación que utilizaron para la superación del problema.

Una crisis también puede unir a una pareja, y el dialogo tiene que ser la base para que esta pueda seguir, en este proceso que se nos viene tiene dos opciones, caminar lado a lado o espalda con espalda, la segunda posición genera una crisis posterior al fin del aislamiento social de mayor intensidad y más problemas sociales.

Se viene una oportunidad para que las parejas evalúen exploren sus recursos como fortalezas y exploren como están aprendiendo a manejar sus conflictos.

Es necesario fortalecer el comportamiento solidario, empatía, escucha, tolerancia, sosten emocional y y de resolución de conflictos.

Psicólogo Alvaro Silva T.

Atención previa cita al 980-980-808 a través de recursos virtuales.