DEFICIT EN LA ATENCIÓN PSICOLOGICA Y DE SALUD MENTAL POR PARTE DEL ESTADO PERUANO

feminicidio en Peru
Violencia y feminicidio


En la actualidad los casos de violencia y feminicidio en nuestro país se incrementan, con horror observamos lo cotidiano, todo aquello no es nuevo, ahora se visibiliza con incremento de lo que se ha negado en nuestra sociedad, las causas son multiples: la mujer considerada objeto, la mujer desempoderada, familias y parejas disfuncionales, una sociedad peruana machista, políticas sociales, económicas y de salud mental en déficit. Probablemente faltan otras causas inherentes a diversos entornos mucho más particulares.

El tema para tratarlo es amplio sin embargo, la reflexión apunta a la estructura de parte del estado peruano. A pesar de las dificultades observadas en tematicte de salud mental, esta no ha sido desarrollada con la envergadura que merece. En la actualidad se desarrollan los espacios de salud mental comunitaria, sin embargo los casos de violencia siguen en desarrollo, no solo de la mujer, se observa como remedio la intervención represiva y no la preventiva, menos la promocional.

Todo inicia en la familia, a partir de un estado de bienestar. Si bien las carencias son varias, la salud mental y psicológica, esta  se mantiene en ausencia o en un bajo nivel como intervención.

“La intervención en salud psicológica” en los hospitales tiene en promedio de atención en tiempo de 20 - 25  minutos por caso, donde el profesional tiene que entrevistar, dar recomendaciones a nivel general y  generar una  acción administrativa de registro del caso, probablemente para el consultante queda solo 15 minutos en promedio.  La demanda del servicio es alta y el estado utiliza mayormente psicólogos de Serums sin remuneración e internos y teniendo como característica el ser profesionales mayormente recién egresados y en otros en formación universitaria.

Cuando la atención en casos de victimas, familias disfuncionales y parejas en conflicto, no pueden ser abarcados en una sola sesión de 20 minutos en promedio y dejando solo algunos casos para una próxima cita para un mes en adelante.

Se requiere profesionales psicólogos de planta formados en psicoterapia, lo cual no lo brinda la universidad ni una maestria. Con inversión del estado  para contratación, que atiendan una demanda a nivel de intervención como de intervención preventiva y promocional extramuros en la comunidad, colegios, e incluso domiciliaria cuando se amerte en este ultimo caso. Los feminicidios son mayores en cada momento, los casos de violencia se incrementan y muchos de estos últimos quedan en la pareja.

Nos encontramos ante un estado sordo y ciego, que reacciona ante un contexto mediático con el discurso políticamente correcto. La salud psicológica no se soluciona con una intervención de 20 minutos y menos con una o dos visitas al profesional en estas características.
La intervención en psicoterapia grupal que abarata costos, es escasamente difundida en nuestro medio. Siendo prioritaria la intervención.

Desde lo legal se apoya la denuncia al hombre violento, este puede ser encarcelado, y que hacemos con una mujer desempoderada, bajo nivel instructivo y dependiente económicamente y en otros casos que se hace con una victima de violencia que denuncia y no tiene a donde ir. En nuestro país no están difundidas en gran medida las casas de acogida para mujeres victimas de violencia, la asociación de las casas Ronald McDonald presentan albergues en Lima, sin embargo es una responsabilidad que compete al estado peruano, para solucionar lo mencionado.

El diario Peru 21, el 5 de Noviembre del 2016 publica que en el Perú existen 39 hogares, de los cuales 11 son administrados por los gobiernos locales, 8 por la beneficencia publica, 10 por ong´s y 10 por la iglesia. Sin embargo, la cifra es insuficiente. Debido a la alta cifra de victimas de violencia familiar y sexual.

Psicólogo Alvaro Silva  Távara
C.P.P. 7425