Atención terapéutica garantizada en terapia de pareja por más de 17 años de experiencia como psicólogo y especializaciones en Buenos Aires y Chile

CICLO DE LA VIOLENCIA EN LAS PAREJAS DE ENAMORADOS Y NOVIAZGO La violencia no solo surge en las relaciones de pareja propiamen...

VIOLENCIA EN LAS RELACIONES DE ENAMORADOS Y NOVIAZGO

CICLO DE LA VIOLENCIA EN LAS PAREJAS DE ENAMORADOS Y NOVIAZGO



La violencia no solo surge en las relaciones de pareja propiamente de casados o en la convivencia. Las relaciones de enamorados y de novios en nuestro medio atraviesan situaciones de roce o fricción, producto de opiniones diferentes, creencias, modos de ver la vida, hábitos, costumbres, entre otras, como también en casos de infidelidad, diversos casos han desembocado en violencia.
Cada caso de pareja es diferente, sin embargo, existe un riesgo en base a problemas de comunicación, baja tolerancia, dificultad para el control de impulsos, celos, entre otros para que se desemboque en violencia en la relación de pareja.
La prevención en este caso es importante, para que la pareja joven pueda manejar recursos para el mejor manejo y de las situaciones de dificultad de la relación. Cuando los problemas en la pareja no se solucionan correctamente, se corre el riesgo de que la violencia sea percibida como “normal” y “cotidiana” o que se es merecedor de la misma. En otros casos se convierten en un modo de vida en futuras relaciones de pareja.
La violencia la podemos conceptualizar como el uso de la acción física, psicológica, sexual, económica para infligir dolor o manipular al otro.
Leonor Walker (1979) plantea un modelo del ciclo de la violencia, la cual está compuesta por tres fases:
1.       Fase de tensión creciente. Caracterizada por agresiones psicológicas producto de cambios de estados de ánimo del agresor o dificultades cotidianas que generaran sentimientos de frustración que no puede manejar el agresor, lo cual va a generar que la tensión en la relación se pareja se incremente. En este contexto la victima de la violencia se siente confundida con la situación y va a querer calmar la tensión que se experimenta, adoptando una posición de sumisión, ignorando insultos y descalificaciones. En estos casos la victima puede racionalizar y justificar la acción del agresor, responsabilizando su accionar a situaciones o factores externos.
2.       Fase explosión o agresión. La tensión acumulada, producto de la fase anterior genera una explosión  de la misma forma de una agresión pero más severa y explicita, que puede ser de naturaleza física, psicológica o sexual. La cual concluye cuando el agresor toma conciencia de su accionar y justifica la misma.
3.       Fase de arrepentimiento, reconciliación o luna de miel.  Posterior a la fase explosión y pedir disculpas y dar muestras de arrepentimiento se da una etapa libre de tensión y agresión, donde se puede mostrar, afectivo, arrepentido, amable, etc.  Se justiifica o niega lo sucedido acompañado con promesas de cambio, la victima al ver el arrepentimiento del agresor evalúa y valora y cree en el arrepentimiento que será continuo y con un mejor futuro como pareja.
La fase de arrepentimiento o luna de miel no tiene un tiempo determinado de duración sin embargo en el ciclo de la violencia esta fase al culminar, se re-inicia nuevamente con la primera fase de incremento de la tensión para seguir un ciclo repetitivo de agresión.


La intervención preventiva en las parejas jóvenes en los casos de violencia es necesaria con la finalidad evitar que se perpetúe el ciclo y la pareja mejore sus modos de relación, como la canalización correcta de la misma.

Psicologo Alvaro Silva Távara

Atención previa cita al teléfono 980-980-808.
Dirección: Jr. Hualcan 1565 – Urb. Palmas Reales, Los Olivos. Lima – Peru.